Advertencia: no soy un ejemplo a seguir si quieres perder peso rápidamente. Me gusta ir sin prisas y con pausas.

sábado, 3 de junio de 2017

Las magdalenas

Hola!

Esta mañana he ido a comprar el pan y, en el horno, porque en Barcelona por suerte aún hacen pan de verdad en algunos barrios, habían hecho magdalenas.

Las he visto y me han venido a la memoria imágenes de mi abuela. Cuando tenia unos 13 o 14 años, mi abuela nos llevaba a hacer magdalenas y tortas planas al horno de Matías, el panadero. Le ayudábamos durante toda la mañana y hacíamos 200? 300? Ni idea pero todas nos sabían a gloria.

Pues hoy, ni corta ni perezosa, he comprado 3 magdalenas para recordar sabores, olores y texturas de otros tiempos. Y una a una, las he disfrutado despacio y saboreándolas. Estaban muy ricas aunque no fueran como las del pueblo, supongo que el aceite del pueblo y el horno de leña de Matías les daban un toque especial.

Vale, ya sé que una persona con notable sobrepeso no debería comer magdalenas pero.... y si siempre fueran solo 3... o 2? Y si siempre las saboreasemos así, disfrutando y no engullendo?

Aaaaaah, he aquí la cuestión. Saborear, disfrutar, sentir. Comer es un placer y nosotros lo sabemos. No hagamos que comer sea un vicio. No más ansiedad comiendo.

Oler, saborear, tocar, sentir....

Hasta otra.

1 comentario:

  1. Ah! Se me olvidó deciros que las magdalenas han sido uno de los poquitos dulces que he tomado esta semana y que me he alimentado bastante bien, como siempre pero con pocos dulces. Además, he andado mucho y he bajado 700 g, yujuuuuuuu!!

    ResponderEliminar