Advertencia: no soy un ejemplo a seguir si quieres perder peso rápidamente. Me gusta ir sin prisas y con pausas.

domingo, 12 de febrero de 2017

Domando a la cabra


Es bien sabido por la gente de campo que las cabras se lo zampan todo y nada les hace daño. Como a mí.

Érase una vez una cabra joven, fuerte y solitaria. Un día conoció a un cab£@n perfecto, que no es lo mismo que un perfecto cab..... Se unieron y tuvieron dos lindos y fuertes cabritillos.

La cabra dejó de subir y bajar por el monte y la montaña. La cabra siguió zampando todo lo que le apetecía durante x años. La cabra engordó. La cabra cada día se veía menos capaz de dejar en el camino los dulces manjares y manjares dulces que encontraba. La cabra se puso triste porque ya no subía por los riscos tan ágilmente como antaño. La cabra seguía andando por el llano pero añoraba las cuestas, los arroyos y el viento de los picos. La cabra quiso volver a ser como antes....pero era mayor y no sabía si lo conseguiría.

La cabra tuvo miedo.

Pero la cabra no se rindió y no perdió la esperanza.



Esta semana he conseguido domar a la cabra que llevo dentro. He perdido cosa de 1 kg. Seguiremos luchando y peleándonos cada día hasta que consiga que la dichosa cabra vuelva a subir por el monte como no hace tantos años.